Iberos peninsula iberica

Lengua ibérica

El nombre de la tierra está irremediablemente unido al de su gente, y los ibéricos son, de hecho, los pueblos indígenas de España y Portugal. Se ha escrito mucho sobre los romanos y los moros, que llegaron mucho más tarde, e incluso el pasado cartaginés en esta parte del mundo está razonablemente bien documentado, pero, sorprendentemente, casi nunca se oye hablar de los que son, en última instancia, sus pueblos indígenas.

Esto se debe, en parte, a un resurgimiento del interés por todo lo relacionado con los moros y, en menor medida, con los romanos, pero también a que no se sabe tanto sobre los misteriosos íberos, un pueblo mediterráneo que hablaba una lengua preindoeuropea que puede no estar muy alejada del euskera actual. Los íberos estaban ciertamente en contacto con sus vecinos del norte montañoso del país, pero mantenían una cultura pastoril propia defendida por caciques guerreros.

Estos últimos no pudieron evitar la incursión de los celtas en la Península Ibérica desde la Galia (la actual Francia) en el norte. Con el paso del tiempo, los celtas se introdujeron en la región, acabando por mezclarse con los íberos y creando una cultura celtíbera. La influencia celta fue más fuerte en el noroeste (Galicia), pero los celtíberos se extendieron por la mitad occidental de la Península Ibérica hasta llegar a lugares como Cádiz y Arcos de la Frontera.

Iberia sverige

En 1868, un cazador descubrió en las paredes de la cueva de Altamira, cerca de Santander, uno de los mejores ejemplos que se conservan de la vida ibérica prehistórica. En las paredes había pintados bisontes, jabalíes, caballos y figuras antropomórficas que databan del periodo magdaleniense, alrededor del 15.000-9.000 a.C. Otra prueba de una cultura cazadora del Paleolítico puede verse en Cuevas de Nerja (Andalucía). Hacia el 6.000 a.C., los habitantes de la Península Ibérica cultivaban y practicaban la ganadería. Los primeros monumentos megalíticos de piedra se realizaron en torno al 3.500 a.C. El mejor ejemplo de este tipo de monumentos se encuentra en Antequera. A finales de la Edad del Bronce, las tumbas excavadas indican que hubo invasiones periódicas con una nueva raza de colonos.

  Primera universidad de la peninsula iberica

Según Heródoto, los primeros griegos en la Península Ibérica fueron colonos de Focea que llegaron a la ciudad de Tartessus. Entablaron amistad con el rey Argantonio, que les invitó a instalarse en su reino. Este es el inicio del asentamiento griego en Iberia. Los primeros artefactos griegos descubiertos en la Península Ibérica se encontraron en la zona de Huelva. Allí se descubrieron colecciones de cerámica que datan del siglo VIII a.C. La primera colonia griega en la península es Rhodas. Los colonos procedían probablemente de la isla de Rodas, pero algunos piensan que venían de la colonia griega de Massilia. Al sur de Rhodas se encontraba la colonia de Emporion (la actual Emporia), y Estrabón menciona dos colonias más al sur de Emporion, Alonis y Akra Leuke, que los romanos llamaron Lucentum (Alicante).

Región de Iberia

A Comparative History of Literatures in the Iberian Peninsula es la segunda historia comparada de una nueva subserie con enfoque regional, publicada por el Comité Coordinador de la Asociación Internacional de Literatura Comparada. Al igual que su predecesora para Europa Centro-Oriental, esta historia en dos volúmenes se aleja de las historias tradicionales construidas en torno a períodos y movimientos, y explora, desde un punto de vista comparativo, un espacio considerado como un poderoso símbolo de las relaciones interliterarias. Tanto la pertinencia geográfica como su condición simbólica son obviamente discutidas, cuando no incluso impugnadas.

  Terremotos en la peninsula iberica

Escrita por un equipo internacional de investigadores especialistas en la materia, esta historia es el primer intento de aplicar un enfoque comparativo a las literaturas plurilingües y multiculturales de la Península Ibérica. Se abandona el objetivo de la exhaustividad en favor de un conjunto diverso y extenso de temas clave para una agenda comparativa.

Una historia comparada de las literaturas de la Península Ibérica socava la primacía que se atribuye a las fronteras nacionales y lingüísticas, y ofrece un relato geocultural de los intersistemas literarios que no puede explicarse de otro modo.

Unión Ibérica

La Península Ibérica (/aɪˈbɪəriən/),[a] también conocida como Iberia,[b] es una península situada en el suroeste de Europa, que define el borde más occidental de Eurasia. Está dividida principalmente entre España y Portugal, comprendiendo la mayor parte de su territorio, así como una pequeña zona del sur de Francia, Andorra y Gibraltar. Con una superficie aproximada de 583.254 kilómetros cuadrados,[1] y una población de unos 53 millones de habitantes,[2] es la segunda península europea por superficie, después de la escandinava.

Según Charles Ebel, las fuentes antiguas, tanto en latín como en griego, utilizan Hispania e Hiberia (griego: Iberia) como sinónimos. La confusión de las palabras se debió a una superposición de perspectivas políticas y geográficas. La palabra latina Hiberia, similar a la griega Iberia, se traduce literalmente como “tierra de los hiberianos”. Esta palabra derivaba del río Hiberus (ahora llamado Ebro o Ebre). Así pues, Hiber (ibérico) se utilizó como término para designar a los pueblos que vivían cerca del río Ebro[5][14] La primera mención en la literatura romana la hizo el poeta annalista Ennius en el año 200 a.C.[15][16][17] Virgilio escribió impacatos (H)iberos (“iberos inquietos”) en sus Geórgicas[18] Los geógrafos romanos y otros prosistas de la época de la República Romana tardía llamaron Hispania a toda la península.

  Fauna peninsula iberica
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad