Con que nombre llamaban los griegos a la peninsula iberica

Iberia

La Península Ibérica (/aɪˈbɪəriən/),[a] también conocida como Iberia,[b] es una península situada en el suroeste de Europa, que define el borde más occidental de Eurasia. Está dividida principalmente entre España y Portugal, comprendiendo la mayor parte de su territorio, así como una pequeña zona del sur de Francia, Andorra y Gibraltar. Con una superficie aproximada de 583.254 kilómetros cuadrados,[1] y una población de unos 53 millones de habitantes,[2] es la segunda península europea por superficie, después de la escandinava.

Según Charles Ebel, las fuentes antiguas, tanto en latín como en griego, utilizan Hispania e Hiberia (griego: Iberia) como sinónimos. La confusión de las palabras se debió a una superposición de perspectivas políticas y geográficas. La palabra latina Hiberia, similar a la griega Iberia, se traduce literalmente como “tierra de los hiberianos”. Esta palabra derivaba del río Hiberus (ahora llamado Ebro o Ebre). Así pues, Hiber (ibérico) se utilizó como término para designar a los pueblos que vivían cerca del río Ebro[5][14] La primera mención en la literatura romana la hizo el poeta annalista Ennius en el año 200 a.C.[15][16][17] Virgilio escribió impacatos (H)iberos (“iberos inquietos”) en sus Geórgicas[18] Los geógrafos romanos y otros prosistas de la época de la República Romana tardía llamaron Hispania a toda la península.

Portugal

1 También sirve de himno real.2 Antes de 1999: peseta española.3 Excepto en las Islas Canarias, que están en el huso horario GMT ( UTC, UTC+1 en verano).4 También se utiliza el dominio .eu, que se comparte con otros estados miembros de la Unión Europea.

Hasta finales del siglo XV, Castilla y León, Aragón y Navarra eran estados independientes, con lenguas, monarcas, ejércitos independientes y, en el caso de Aragón y Castilla, dos imperios: el primero con uno en el Mediterráneo y el segundo con uno nuevo, de rápido crecimiento, en América. El proceso de unificación política continuó hasta principios del siglo XVI. Fue la unificación de estos imperios ibéricos separados lo que se convirtió en la base de lo que hoy se conoce como el Imperio Español.

Los esfuerzos reformistas de Carlos III y sus ministros condujeron a una profunda brecha entre los partidarios de la Ilustración ( Afrancesados) y los partidarios de la Vieja España. La posterior guerra con Francia en 1793 (“Guerras revolucionarias francesas”) polarizó el país en una aparente reacción contra las élites galicistas. La desastrosa situación económica española y las controvertidas relaciones con la Francia napoleónica provocaron el Motín de Aranjuez el 17 de marzo de 1808 y forzaron la abdicación del rey en favor de José Bonaparte. La abdicación fue ideada por Napoleón, que desconfiaba del incierto aliado que era España bajo la Casa de Borbón. El nuevo monarca extranjero fue visto con desprecio. El 2 de mayo de 1808, el pueblo de Madrid se alzó en armas en un levantamiento nacionalista contra el ejército francés. A ello siguió una guerra masivamente destructiva y salvajemente cruel conocida por los españoles como la Guerra de la Independencia y por los ingleses como la Guerra Peninsular. Napoleón se vio obligado a intervenir personalmente, poniendo de rodillas al ejército español y expulsando a las fuerzas anglo-portuguesas, pero desencadenando como resultado una guerra de guerrillas masiva. Las guerrillas y el ejército anglo-portugués de Wellington fueron eficaces, sus acciones, combinadas con la desastrosa invasión de Rusia por parte de Napoleón, condujeron a la expulsión de los franceses de España en 1814, y al regreso del rey Fernando VII.Consecuencias del dominio napoleónico en España

  Cuánto vale el jamón ibérico de cebo mercadona al corte

Unión Ibérica

1 También sirve de himno real.2 Antes de 1999: peseta española.3 Excepto en las Islas Canarias, que están en el huso horario GMT ( UTC, UTC+1 en verano).4 También se utiliza el dominio .eu, que se comparte con otros estados miembros de la Unión Europea.

Hasta finales del siglo XV, Castilla y León, Aragón y Navarra eran estados independientes, con lenguas, monarcas, ejércitos independientes y, en el caso de Aragón y Castilla, dos imperios: el primero con uno en el Mediterráneo y el segundo con uno nuevo, de rápido crecimiento, en América. El proceso de unificación política continuó hasta principios del siglo XVI. Fue la unificación de estos imperios ibéricos separados lo que se convirtió en la base de lo que hoy se conoce como el Imperio Español.

  Cuándo hay presencia musulmana en la península ibérica

Los esfuerzos reformistas de Carlos III y sus ministros condujeron a una profunda brecha entre los partidarios de la Ilustración ( Afrancesados) y los partidarios de la Vieja España. La posterior guerra con Francia en 1793 (“Guerras revolucionarias francesas”) polarizó el país en una aparente reacción contra las élites galicistas. La desastrosa situación económica española y las controvertidas relaciones con la Francia napoleónica provocaron el Motín de Aranjuez el 17 de marzo de 1808 y forzaron la abdicación del rey en favor de José Bonaparte. La abdicación fue ideada por Napoleón, que desconfiaba del incierto aliado que era España bajo la Casa de Borbón. El nuevo monarca extranjero fue visto con desprecio. El 2 de mayo de 1808, el pueblo de Madrid se alzó en armas en un levantamiento nacionalista contra el ejército francés. A ello siguió una guerra masivamente destructiva y salvajemente cruel conocida por los españoles como la Guerra de la Independencia y por los ingleses como la Guerra Peninsular. Napoleón se vio obligado a intervenir personalmente, poniendo de rodillas al ejército español y expulsando a las fuerzas anglo-portuguesas, pero desencadenando como resultado una guerra de guerrillas masiva. Las guerrillas y el ejército anglo-portugués de Wellington fueron eficaces, sus acciones, combinadas con la desastrosa invasión de Rusia por parte de Napoleón, condujeron a la expulsión de los franceses de España en 1814, y al regreso del rey Fernando VII.Consecuencias del dominio napoleónico en España

Lince ibérico

Como ya se ha mencionado, el asentamiento de Ullastret fue más bien una ciudad en su día y se calcula que su población rondaba los 6.000 habitantes. También se cree que su nombre ibérico era algo así como “Indika” o “Undika”, siendo Ullastret, por supuesto, el nombre catalán de la cercana ciudad medieval fundada muchos siglos después. Los indiketes eligieron estratégicamente el lugar para su capital por sus vistas dominantes sobre las tierras circundantes, ¡y también por un lago!

Cuando visitamos “Indika” hoy en día podemos ver las tierras a lo lejos, pero en la época de los indiketes la misma vista también incluía un gran lago que hoy ya no existe. De hecho, la ciudad de Indika estaba formada por dos partes; el asentamiento en las ruinas que hoy podemos visitar en la colina conocida como Puig de Sant Andreu y un segundo núcleo de población más pequeño en una isla llamada Illa d’en Reixac a unos 300 metros de distancia en medio de un lago que tendría el doble de tamaño que el lago de Banyoles actual. De pie en la colina donde ahora está el museo, y mirando en dirección al Castell de Montgrí, podemos ver las llanuras planas donde antes estaba el lago. El lago fue desecado para la agricultura en la segunda mitad del siglo XIX. Hablando del Castell de Montgrí, te preguntarás por qué los indiketes no lo eligieron como lugar para su capital. La respuesta es bastante sencilla: probablemente por la misma razón por la que el castillo del siglo XIII que aún se encuentra encaramado en la cima nunca se completó. Aunque su mayor elevación podría haber ofrecido vistas aún más lejanas, también lo hacía casi tan inaccesible para los posibles habitantes como para los posibles invasores.

  Cómo se hace la presa ibérica
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad