Solomillo de cerdo iberico a la pimienta

Cerdo de campo grande

Pruebe el mejor solomillo de cerdo: cerdo ibérico de bellota envuelto en tocino ibérico con ajo y hierbas. El plato principal perfecto para las cenas navideñas. Acompáñelo con una brillante salsa de sartén al jerez Pedro Ximénez que seguro impresionará a todos.

Calorías 2819; Grasas totales 76,7 gr (98%); Grasas saturadas 24,8 gr (124%); Colesterol 321 mg (107%); Sodio 4055 mg (176%); Carbohidratos totales 20,6 gr (7%); Fibra 0,9 gr (3%); Azúcares 0,2 gr; Proteínas 109,2 gr; Vitamina D 13%; Calcio 5%; Hierro 34%; Potasio 38%.* Los porcentajes de valores diarios están basados en una dieta de 2000 calorías. Sus valores diarios pueden ser mayores o menores dependiendo de sus necesidades calóricas.

Receta de solomillo de cerdo ibérico

Kenji es el antiguo director culinario de Serious Eats y actual consultor culinario del sitio. También es columnista gastronómico del New York Times y autor de The Food Lab: Better Home Cooking Through Science.

Lo suficientemente pequeño como para cocinarlo con relativa rapidez, pero lo suficientemente grande y elegante como para convertirlo en un asado central, el solomillo de cerdo es el tipo de plato que hay que sacar cuando uno se siente muy elegante entre semana. Cocinarlo al vacío es la forma más infalible de llevarlo a la mesa con un gran sabor constante y una textura mantecosa y ultra tierna.

  Solomillo de cerdo ibérico al horno arguiñano

Puede parecer obvio decirlo, pero el solomillo de cerdo es el solomillo de ternera del mundo del cerdo, y viene con todas las mismas características, tanto buenas como malas. El lado bueno es el hecho de que es extremadamente tierno, el corte de carne más tierno del cerdo. ¿El lado malo? Bueno, como es un músculo que se utiliza poco durante la vida del cerdo, tiene un sabor muy suave, hasta el punto de ser casi soso. También es muy magro, lo que dificulta una cocción uniforme: la carne magra conduce el calor más rápidamente que la grasa, lo que hace que haya más posibilidades de que se cocine en exceso. Además, debido a su magro, el solomillo demasiado cocido es especialmente implacable: seco, calcáreo y difícil de tragar.

Salsa Px

1º – Antes de comenzar con la preparación del solomillo de cerdo ibérico de bellota con queso primero tenemos que lavar la carne de cerdo, secarla bien y salpimentarla. En una sartén grill añadimos un chorrito de aceite de oliva y doramos la carne por todos los lados hasta que esté dorada.2º – Mientras la carne se está dorando añadimos la nata líquida en una olla y la ponemos a fuego lento para que se caliente lentamente. 3º – Por otro lado cortamos una mitad del queso de oveja en rodajas finas y la otra mitad en trozos pequeños, que añadiremos a la nata doble una vez que empiece a hervir.4º – Una vez que hayamos añadido el queso a la nata doble, removemos la mezcla hasta que quede homogénea y sin grumos.5º – Esta es la salsa que utilizaremos para cubrir el solomillo. Una vez que la carne esté bien chamuscada y cocinada, córtala en medallones o en cubos, a tu gusto.6º – Dispón la carne en el plato y coloca unas lonchas de queso entre los medallones o cubos. A continuación se cubre con la salsa de queso y nata. Nuestro plato de Solomillo Ibérico de Bellota está listo para ser servido en la mesa.

  Comprar cerdo iberico entero

Carne de cerdo ibérico poco hecha

La deliciosa combinación de cerdo y almejas ha sido durante mucho tiempo una de las favoritas en muchas partes de Portugal y España. Hay un aspecto religioso muy antiguo en este tipo de platos, ya que comer combinaciones de cerdo y marisco se consideraba un emblema irrefutable de la propia cristiandad. En una época en la que cristianos, judíos y musulmanes compartían la Península Ibérica en gran número, esto tenía un cierto significado. En cualquier caso, es un plato delicioso que en nuestra versión se prepara de forma algo diferente a la habitual. Normalmente, la pasta de pimiento rojo dulce -el ingrediente más singular del plato- sirve de adobo para el cerdo durante toda la noche, y luego el cerdo y la pasta de pimiento se cocinan hasta que la carne esté tierna. Hemos comprobado que cocinar la pasta de pimiento durante tanto tiempo priva al plato de una de sus mayores ventajas, el rico sabor y la dulzura de los pimientos rojos, por lo que, en nuestra versión, simplemente la incorporamos hacia el final de la cocción.

  Solo cerdo iberico
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad