El cerdo iberico crianza y elaboracion

¿Qué dos países forman la península ibérica?

El cerdo ibérico se alimenta de forma natural en uno de los ecosistemas mediterráneos característicos, la dehesa, desarrollando una interrelación única: La producción del cerdo ibérico requiere la conservación de la dehesa y viceversa: la dehesa requiere la presencia del cerdo ibérico para mantener su equilibrio ecológico. El consumo de este producto, que sin duda sería uno de los alimentos básicos de la dieta mediterránea si estuviera más extendido fuera de la península, es claramente creciente en demanda.

El proceso de producción actual ha sido heredado del método tradicional, que comenzaba con el sacrificio de los cerdos en los meses más fríos para poder llevar a cabo la salazón y el postsolado, que necesariamente deben realizarse a bajas temperaturas. El resto del proceso se realizaba siguiendo el ciclo natural de las estaciones, ya que la llegada de la primavera y posteriormente del verano iba atemperando el clima.

La montanera es la última fase de la cría del cerdo ibérico y consiste en dejar pastar al cerdo en la dehesa, donde se realiza el engorde tradicional, entre bosques de alcornoques y encinas, siendo la bellota el alimento principal.

Origen del cerdo ibérico negro

Si eres un amante de este producto español, probablemente te interese saber un poco más sobre el especial proceso que sigue el cerdo ibérico en las dehesas de la Península Ibérica. Siga leyendo para saber qué es la montanera y cómo afecta a la calidad del jamón ibérico.

  Cerdo iberico wikipedia

La montanera es el periodo en el que los cerdos ibéricos están libres en la dehesa, alimentándose de pastos, hierbas y, sobre todo, bellotas. Durante la montanera los cerdos ibéricos engordan hasta alcanzar el peso adecuado. La montanera es muy importante para la calidad final del producto, ya que los cerdos son libres de recorrer largas distancias cada día en busca de alimento (hasta 10 kilómetros). Estas largas caminatas ayudan a que la grasa se infiltre en el tejido muscular, por lo que el jamón ibérico tiene una gran cantidad de ácido oleico, resultando un alimento muy beneficioso para la salud cardiovascular.

La montanera es la fase final de la cría del cerdo ibérico y tiene lugar durante el otoño y el invierno. Generalmente, la montanera dura desde finales de octubre hasta marzo del año siguiente. La montanera se realiza en esta época del año porque es el periodo de maduración óptima de las bellotas.

Península Ibérica

Aunque el cerdo ibérico tiene unas cualidades innatas que le permiten iniciar su vida de forma salvaje en el campo, normalmente el nacimiento se produce con la colaboración del ganadero. Para ello, se preparan en las granjas, con madera u otros materiales, unos refugios con forma de ‘v’ invertida a modo de tienda canadiense, donde las hembras buscan cobijo para parir. Este procedimiento, llamado sistema de camping, además de funcionar muy económico, presenta la ventaja de la rápida adaptación del lechón al ambiente donde se desarrollará el engorde.

  Partes del cerdo iberico pluma

Después de la gestación que tiene una duración media de 114 días; tres meses, tres semanas y tres días, la camada (más de seis u ocho camadas) inicia el ciclo biológico y productivo donde se distinguen las siguientes fases:

– Lactante no destetado. Periodo en el que el cerdo sólo se alimenta de leche materna durante 45 a 60 días y donde el cerdo alcanza los 14 kilogramos. – Cochinillo destetado. A partir de los 55 días, se produce el destete, alimentándose el animal, en esta etapa, con compuestos de cereales hasta los 100 días donde alcanza los 30 kilogramos.

Cerdo ibérico

El cerdo ibérico es una especie única con características genéticas que lo diferencian de otros animales de la misma especie. Predomina en la Península Ibérica, compartida entre España y Portugal, y es un animal muy apreciado en el sector gastronómico, ya que con él se elaboran el famoso jamón ibérico y diferentes tipos de embutidos ibéricos.

Una de las particularidades que lo hacen tan especial es la capacidad de infiltrar grasa en el músculo, razón principal por la que el jamón ibérico tiene un sabor tan exquisito e incluso da la sensación de deshacerse en la boca.

  Productos de cerdo iberico

Físicamente, estos animales tienen una cabeza bien proporcionada y un hocico puntiagudo, a diferencia de otros tipos de cerdos, el ibérico tiene un cuello poderoso, una papada caída, orejas medianas en forma de visera y un vientre ancho. Sus extremidades, las que más nos interesan cuando hablamos de jamón, son esbeltas y proporcionadas.

Lo más importante que debe saber es que el cerdo ibérico es una raza autóctona y que su capacidad fisiológica para almacenar grasa entre los músculos le confiere un alto valor gastronómico. Los cerdos ibéricos son los únicos en el mundo de los que se puede obtener jamón ibérico, un producto con un aroma, sabor y textura muy particulares, sano y nutritivo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad